h1

Transformadors en perill

marzo 20, 2016

desallotjament

El CSOA Transformadors se encuentra bajo amenaza de desalojo inminente pero no por ello detenemos nuestra actividad. Llevamos nueve meses dando vida a un espacio abandonado por las administraciones desde 2008. Los Socialistas mintieron para vaciar el edificio alegando desperfectos estructurales inexistentes. Ya habían ahogado la actividad hasta hacerla anecdótica. Los Convergentes mantuvieron la mentira y prometieron lo que no pensaban cumplir. Ahora la nueva clase política quiere liquidar este proyecto que se escapa a su control. No entienden de autogestión y autonomía. Estad alerta.

A este ayuntamiento le decimos: No esperéis palabras simpáticas… Os hemos oído hablar de la vieja Rosa de Fuego, de la tradición libertaria de Barcelona, de personas que se dejaron la piel y la vida luchando contra el poder. De verdad creéis que hoy ellas os tratarían con mucha consideración? Este común de lo que hacéis bandera no viene de comunidad ni comunal sino de practicar lo que es común en cualquier partido político: la palabra vacía, envuelta con traza y podrida por dentro. Como todo en esta ciudad policial que tenemos. Todo se nos presenta dispuesto atractivamente para ser consumido. Todo es bonito para las visitas que se lo pueden pagar. Pero su palabrería es un producto que nosotros no compramos. Hacéis una política de gestos y gesticulaciones, apropiación de símbolos y discursos que no os pertenecen ni os legitiman y, en el fondo, prácticas viejas y sudorosas.

Nos decís que ahora sí, por fin, la guardia urbana es amiga de las criaturas y se preocupa mucho por los manteros antes de zurrarles. Como por arte de magia ha dejado de ser la guardia urbana de las torturas, los tratos de favor a los prostíbulos, los negocios sucios en el puerto y la violencia gratuita en toda la ciudad. A nosotras algo nos dice que poco o nada ha cambiado y la utilizaréis allí donde no llegáis a convencer. Como los gobiernos de ayer y antes de ayer y hasta que no haya más gobiernos. Que cambio de gobierno y gobierno de cambio son cosas diferentes aunque ninguna de las dos quiere decir gran cosa.

Esta segunda transición que proclaman vuestras amistades repite cada destrozo de la primera. La pacificación de la lucha social, la domesticación de la protesta y la asimilación de la propuesta, la disolución de los ideales, la usurpación de la autonomía y, por último, la represión y el control. El falso pacto social. Todo tiene que seguir el camino marcado, ahora como antes. Su democracia es, como las otras, totalitaria. Nada queda fuera de su supervisión. La llamada a la participación ciudadana pretende camuflar la contradicción entre quien ejerce el poder y quién debe bajar la cabeza. Nos quieren hacer creer así que todas decidimos de igual a igual. Entonces para qué os queremos? No era eso lo que se estaba gestando en las calles antes de que las abandonaseis?
Sois la segunda oleada del civismo, la que ya tiene el trabajo sucio terminado. La de la cara bonita. Después de los palos llega el momento de persuadirnos amablemente de la necesidad de un gobierno, una autoridad, que intervenga en cada aspecto de nuestras vidas. Que haga de mediación y juzgue sabiamente con nuestra inestimable y voluntaria colaboración (asintiendo a todo, claro, aplaudiendo si es necesario).

Poniendo un poco de benevolencia diríamos que habéis elegido este camino con buenas intenciones. Que deseáis cambiar las cosas desde dentro, ¿verdad? Nosotras no. No queremos saber nada de esto. No nos integramos. No elegimos el mal menor. Cuando vosotros os topáis con los límites que marcan el Estado y el capitalismo, nosotras seguiremos resquebrajándolos, hasta que su superación sea una realidad. Es en estas grietas donde hacemos crecer una comunidad fuerte, donde practicamos relaciones igualitarias y ensayamos la libertad que el Poder nos secuestra.

Lo hacemos poco a poco, más lentamente de lo que quisiéramos, aprendiendo de errores y procurando evitar las contradicciones de vivir dentro de un sistema político, económico y social que rechazamos. Muchos años nos separan de los últimos experimentos revolucionarios de estas tierras pero sabemos bien que esta democracia no lo es ni puede serlo. La próxima revolución aún está por hacerse. Nos gusta pensar que de experiencias como la nuestra aprendemos algo y quizás son parte del camino que nos acerca al ideal deseado: la anarquía.

https://csoatransformadors.wordpress.com/

One comment

  1. Reblogueó esto en malditosvinilos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: