h1

Transformadors y el miedo

octubre 27, 2015

Transformadorsilapor

Levantarnos y prepararnos para la asfixiante rutina, escuchar cada día la misma bazofia, la carcoma que va horadando la escasa pasión que aún sobrevive al paso de los años. Salir a la calle con los ojos cansados y esforzar una sonrisa camino del matadero. No era eso lo que soñábamos pero al final nos acabamos acostumbrando. Dicen que soplan vientos nuevos, pero no soplan lo suficientemente fuerte. Como el lobo que no lograba echar abajo la casa de obra. Nuestros cerdos están bien instalados en un búnker de hormigón y no es soplando a la oreja como los haremos salir.

Solos, solas, mirando de reojo a los que sufren igual que nosotros pero nos miran de reojo a su vez. Así tampoco lograremos nada. El miedo y la desinformación son armas muy poderosas. Perdidas nos quieren, navegando por un mar de incertidumbre y desconfianza. Y que ellos, los que se sientan en las sillas más cómodas de los despachos más altos, sean los que nos guían por la ruta marcada. Todavía se cachondean. Todos enfrentados entre nosotros pero trabajando en común para edificar su palacio.

Ya estamos hartas de esta comedia. No desconfiamos de la gente sino de aquellas personas que entran en el búnker, suben al despacho, se sientan en la silla y nos dicen que todo ha cambiado. Visten la piel del cerdo. Nosotros queremos construir el cambio con nuestras manos. Queremos transformar nuestra vida y la sociedad. Comenzamos creando redes de apoyo mutuo, cultura libre, medios de autosuficiencia al margen del capitalismo, conocimientos prácticos, relaciones de igualdad y una conciencia revolucionaria. Tomamos la iniciativa sin esperar la aprobación de los nuevos reyecitos, ni de los viejos, ni de los que confían que llegará su momento.

Proyectar sueños en realidades tiene sus complicaciones pero poco a poco lo vamos consiguiendo. Transformadors se abrió al barrio el 16 de julio pasado y desde entonces, en poco más de tres meses, ha acogido diversas actividades culturales, lúdicas, políticas y de aprendizaje y desarrollo personal. Del taller de bicicletas al de teatro y el de expresión oral, la cafeta mexicana, las charlas, conciertos, actuaciones, proyecciones de documentales y películas, la asamblea de solidaridad con las refugiadas y migrantes… Y todos los proyectos que están en proceso de elaboración: la biblioteca, la cooperativa de consumo agro-ecológico, el taller de serigrafía, el de fotografía, el local de ensayo… No podemos estarnos quietas. Y no olvidemos el continuo mantenimiento del edificio que, tras 7 años abandonado y olvidado, precisaba de una limpieza y acondicionamiento a fondo. Todavía le estamos dedicando esfuerzos.

Todo esto, que a nosotras nos llena de ilusión y energía, a algunas personas parece retorcer las entrañas. Sus caras se tornan muecas rígidas y sus voces estridentes. El miedo a lo desconocido parasita sus corazones. Igual que en el pasado gritaban contra la amenaza china ahora gritan contra nosotras(1). Desconfianza en el extranjero. El barrio es su castillo y nosotros lo hemos asaltado. Tanto da si somos de aquí o de allá, no somos el modelo de vecino que quieren. Somos ilegales, un tabú que no pueden traspasar. Demasiado respeto le tienen al poder. Demasiado poco le tenemos nosotros.

Otras nos han mostrado su apoyo, han cruzado la puerta tanto tiempo cerrada y han encontrado un espacio acogedor y actividades interesantes. Otras han decidido participar y proponer nuevos proyectos. Pero no son estas vecinas las que hacen ruido. Las que nos quieren fuera, las que prefieren un edificio vacío (en espera que el ayuntamiento se lo obsequie en recompensa por su buen comportamiento), éstas son las que hablan en nombre de todas. Hablan en tu nombre y en el mío. Recogen el viejo discurso del okupa sucio, vividor, delincuente, malcarado, incívico… palabras desgastadas de tanto reproducirlas pero que aún suenan a música para la prensa. Hay también las que se dedican a presionar por la espalda, un empujón amable y traidor. Pero si tú tienes alguna duda, alguna crítica, alguna aportación, eres bienvenida a Transformadors. Somos imperfectas, eso ya lo sabíamos. Es en la relación con las otras como podemos mejorar.Aquí, en el CSOA Transformadors, ponemos en práctica una experiencia de organización entre iguales, de manera voluntaria y conscientemente transgresora. Porque no queremos estar bajo la sombra de ningún poder, porque no nos sentimos sujetas moralmente a la legalidad (siempre cambiante e interesada), porque nuestras actividades responden a unas necesidades sociales y construimos, de hecho, una sociedad más libre y justa mediante nuestra acción cotidiana. Transformadors es un espacio liberado.

Si quieres ponerte en contacto con nosotras puedes consultar el blog (csoatransformadors.wordpress.com) donde colgamos la mayoría de actividades que vamos realizando.

1- En mayo del 2007 la Asociación de Vecinos por un Eixample Sostenible (que hoy en día presiona para desalojar Transformadors) convocaba una concentración en culminación de su campaña contra el comercio chino en el barrio, obsesión personal de su portavoz. Ésta tuvo que suspenderse por denuncias de incitación a la xenofobia.

Podeu trobar la versió en català del text aquí:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: