h1

Ya tenemos Blog !!!!

marzo 20, 2010

La gran urbe crea entre las personas estas condiciones psicológicas: indolencia, puesto que agita los nervios tanto tiempo en sus reacciones mas fuertes hasta ya no alcanzar reacción alguna. Sentimento anímico fiel reflejo de la economia monetaria. Reserva, por derecho a la desconfianza, haciéndonos parecer fríos y sin sentimientos. La cara interior de esta reserva externa no es solo la indiferencia sino con más frecuencia, una silenciosa aversión.

De los peligros de la gran ciudad nos protege la Antipatia, el estadio latente y previo del antagonismo práctico. La Antipatia provoca las distancias y desviaciones sin las que no podría ser llevada a cavo la vida moderna: su medida y sus mezclas, el ritmo de su surgir y desaparecer, las formas en las que es satisfecha. Todo esto forma junto con los motivos unificadores en sentido estricto el todo inseparable de la configuración vital urbana: lo que es en realidad, de este modo, solo una de sus mas elementales formas de socialización.

Georg Simmel. 1858 (Berlin) 1918 (Estrasburgo).  Las grandes urbes y la vida del espíritu.

2 comentarios

  1. enhorabuena y animo con este zine !
    bravo por la iniciativa.

    saludos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: